Algunas cebollas moradas casan fuera de su grupo social, seducidas por los encantos de galantes ajos. Los hijos nacidos de tales uniones salen al mundo con el color de sus madres, el tamaño de sus padres y el sabor combinado de ambos.

El producto de este matrimonio interracial es conocido como chalote o echalote, según el humor del rotulador (1) . Los aficionados a la trivia notarán que, a finales del siglo pasado, los franceses zanjaron la histórica guerra de los echalotes con un decreto ministerial (2).

Los echalotes tienen amplias oportunidades laborales en el medio gastronómico; sus habilidades son apreciadas en los campos de ensaladería, vinagretería y viandería. Otrora restringidos al Viejo Continente y a su natal Asia, hoy en día ofrecen sus servicios en los supermercados mexicanos de pelo y medio pelo.

.:.


¿Que el queso panela light es desabrido? ¿Que no sirve más que para las dietas? ¿Qué decís, bellaco ignorante? ¡No hay ingrediente inútil, vive Dios, sino cocinero palurdo!


En un recipiente amplio, combinar una generosa cantidad de aceite de oliva, vinagre de manzana y jugo de limón. Agregar una no menos generosa cantidad de echalotes, sal marina y queso panela cortado en cubitos. Mezclar y dejar marinar un par de horas -o mejor aún, toda la noche- en el refrigerador.


Preparar una selección selecta de lechugas y verduras varias. Pasar la mezcla marinada por un colador; agregar los echalotes y el queso a la ensalada, y aderezar al gusto con la vinagreta resultante.



Para los que reniegan del queso de dieta, para los que quieren algo salado, para los que quieren algo fresco; pa'todos hay. Y si de plano no hay ánimo de ensalada, se puede comer el queso marinado así solito, recién salido del aceite.



.:.

(1) Fantasía laboral: ser rotuladora de supermercado, en la sección de perecederos. Todo el día escribiendo ofertas de comida.


(2) La guerre de l'échalotte.

3 Comments:

  1. alonso ruvalcaba said...
    ¡Vive Dios, Moça! ¡Que los [e]chalotes son la neta! ¿Dezían unas mui donosas redondillas de Don Baltasar del Alcázar algo assí?

    Mas di: ¿no adoras y precias
    la chalota ilustre y rica?
    ¡Cómo la traidora pica!
    ¡Assí has d’echarle de especias!

    Vive Dios, que se podía
    poner al lado del Rey,
    que, vegete a toda ley,
    que hinche tripa vacía...

    [mmm... no, creo que no.]
    Vida said...
    ¡Nooo, que no salte del Alcázar don Va-a-saltar!

    Dile que acá tenemos en el horno un panqué de espresso con vainilla, a ver si así se distrae de sus pensamientos suicidas.
    Tlacuiloco said...
    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

Post a Comment




 

® 2008|teobromina.com No part of the content or the blog may be reproduced without prior written permission.