.Dos cebollas blancas en juliana.
.El jugo de dos naranjotas.
.Jengibre en polvo.
.Pimienta.

Vaciar las cebollas en un cazo con poco aceite, a fuego bajísimo.
Menear para que a todas les toque color y agarren calor. Les toque calor y agarren color. Como sea.
Una vez coloreadas y calientes, exprimirles encima el jugo de una naranjota. Sazonar con jengibre y pimienta. Menear.
Una vez consumido el jugo, exprimir la segunda naranjota; repetir la meneada.
Seguir cocinando hasta dos segundos antes de que las cebollas se vuelvan puré.

Servir con cualquier carne gordita y jugosa; pronunciar así merito como está el título, con gesto elegante y pretencioso.

2 Comments:

  1. adictvm said...
    qué rico. el que agarre color la cebolla te refieres a que se acitrone? naranja dulce o de la ácida que se usa pa la cochinita?
    ya lo probaré con ternera a ver qué tal
    Vida said...
    Pues pesca color en dos pasos: primero se acitrona, y transparenta; con unos cinco o diez minutos más de paciente meneada empieza a tomar un bonito tono café -los azúcares de la cebolla que empiezan a caramelizarse, supongo.

    Yo le puse naranja dulce, es la que tenía a la mano.

    Según los paladares, también puedes sazonar con algo de sal para contrastar lo dulce de las cebollas y el jugo; acá estamos a dieta hiposódica, así que casi no la uso.

    mm, ternera jugosita, cebollas y seguramente vino, qué rico!

Post a Comment




 

® 2008|teobromina.com No part of the content or the blog may be reproduced without prior written permission.