Costillas con alubias, chicharrones en taco aguacatoso, tostadas de pata, carnitas de cantina, tocino en el desayuno, tocino en el quiche, tocino en la ensalada. Se acaba el año del cerdo (del jabalí, para los puristas) que, si bien fue celebrado con alegres consumos porcinos, fue también el año de no postear por acá. Pero los relatos candentes de manjares salivables regresan al aire desde ya. Fotos varias serán rescatadas del archivo; recetas propias y ajenas serán documentadas cual solía ser la tradición.

Teobromina is back.

3 Comments:

  1. cha said...
    mmm, cerdo.
    farewell, snif!
    estoy pensando en replantearme todo esto de la vegetarianeidad espontánea... debo.. ser.....fuerte...
    Vida said...
    @cha: fuerte... debes... ser... (prometo más manjares saludables)
    (aunque recién publiqué un chanchito en amapola, ji ji ji)
    Karina said...
    ¡Al fin, de regresooo!

    El cerdo no es tan malo, sino para qué nos dio la naturaleza dientes a los humanos, jeje.

Post a Comment




 

® 2008|teobromina.com No part of the content or the blog may be reproduced without prior written permission.